Qué es la sostenibilidad y cómo puedes aplicarla a tu vida.

Qué es la sostenibilidad y cómo puedes aplicarla a tu vida.

Hoy en día hay un término que está alcanzando gran popularidad, y es el de la sostenibilidad, tanto así que hay empresas que están aplicando esta política como estrategia organizacional. 

Pero, ¿en qué consiste?, pues básicamente este concepto se relaciona a las acciones que se llevan a cabo para obtener un impacto positivo en el entorno que nos rodea, ya sea en el ámbito ambiental, económico o social, con el fin de que las próximas generaciones tengan los recursos necesarios para su existencia. 

Aunque se habla mucho de la sostenibilidad en el ámbito empresarial, en la vida cotidiana también se puede aplicar, tanto las organizaciones como las personas pueden realizar acciones que lo lleven a una vida sostenible, y en este artículo hablaremos un poco de ello. 

¿Cómo aplicar la sostenibilidad en tu vida cotidiana?

sostenibilidad

La sostenibilidad es un término súper importante ya que conlleva a aspectos positivos, ¿por qué?, porque como bien hemos dicho, son prácticas que pueden formar parte de nuestro día a día, que nos benefician en diversos ámbitos, tanto a nosotros como al planeta en sí, y es que tienen como fin la conservación del medio ambiente y la rentabilidad económica. 

Ahora bien, quizás al leer esto te estés preguntando cómo se puede aplicar la sostenibilidad en la vida, o si realmente es posible eso o no, y pues la respuesta es sí, incluso es más fácil de lo que podrías imaginar. 

Y es que con el simple hecho de apagar las luces que no estén en uso, reciclar, comprar artículos elaborados con productos naturales, ya estás poniendo en práctica la sostenibilidad. 

Pero para adentrarse más en el tema y comprender mejor cómo se puede aplicar este término en el día a día, mencionaré las diversas formas de hacerlo: 

Realizar donaciones

Es normal que cuando pasa el tiempo dejamos de utilizar ciertas cosas, a pesar de estar en buen estado, ya sea ropa, libros, zapatos, accesorios, juguetes, papelería, entre otros artículos, dejándolos acumulados en nuestro hogar o desechándolos a la basura.

Pues cuando estas cosas pasen, lo ideal es realizar donaciones. Y es que además de evitar desechos innecesarios y aprovechar el uso de los recursos, podrás hacer un acto de humanidad, ayudar a alguien que lo necesita.

Así que si tienes objetos de cualquier índole en tu hogar que ya no uses y están en óptimas condiciones, no dudes en donarlos a alguna iglesia, albergue, hospitales, o cualquier otro lugar en donde haya personas que necesiten apoyo. 

Hacer compras locales

Otra forma de aplicar la sostenibilidad en tu vida cotidiana es al momento de realizar las compras para tu hogar, y es que lo más recomendable es hacer compras locales.

¿Por qué te digo eso?, porque de esta manera apoyarás la economía de tu comunidad y promoverás los productos de aquellos negocios que están cerca de tu zona. Pero eso no es todo, puesto que también reduce el impacto ambiental, al no utilizar transporte o embalaje. 

Adquirir productos verdes

Cuando digo compras o productos verdes, hago mención a aquellos artículos diarios que no contaminen tanto, es decir que sean naturales y que no estén elaborados con químicos sino más bien con ingredientes vegetales. 

Además, se debe evitar o reducir la adquisición de productos desechables y optar por aquellos que pueden ser reutilizables. 

Ahorrar energía

Una buena forma para aplicar la sostenibilidad en el día a día es ahorrando energía ¿Cómo? pues fácil, simplemente apaga las luces y los equipos electrónicos que no estén en uso.

También puedes colocar en tu hogar bombillas de bajo consumo, como las LED o fluorescentes compactas. Con esto no solo se obtendrán beneficios ambientales, sino que además tendrás una gran disminución de los gastos en tu hogar. 

Llevar a cabo actividades de voluntariado

El mundo necesita de personas que pongan su granito de arena para mejorar, en todos los sentidos, los espacios comunes. Para poner en marcha la sostenibilidad en tu vida, es necesario que realices actividades de voluntariado, por ejemplo del cuidado del medio ambiente, en donde limpies playas, parques, plazas, o trabajes en la mejora de una cancha deportiva.

Las opciones de voluntariado son muchísimas, por lo que tendrás una amplia gama de elección. La idea es que hagas de esta práctica algo cotidiano y no limitarse sólo cuando haya eventos. 

Controlar el consumo de agua

Otro punto importante para aplicar la sostenibilidad en la vida cotidiana es ahorrar agua, pero ¿Cómo podemos hacer eso? Pues simple, simplemente controla el consumo de ese líquido vital al momento de bañarse, cuando se va a regar las plantas, en la piscina, en la limpieza del coche, entre otros.

Puedes incorporar en grifos y cisternas algún dispositivo de ahorro de agua, cuando te estés duchando o cepillando los dientes cierra el grifo para no malgastar el agua, y ábrelo sólo cuando lo vayas a usar. 

Realizar acciones para el cuidado del medioambiente

La sostenibilidad va muy ligada al medioambiente, así que para aplicar esa práctica en nuestro día a día, es necesario tomar acción para el cuidado del planeta.  

Si queremos contribuir al cuidado del medioambiente es necesario evitar la contaminación acústica, luminosa o visual, no tirar basura en las calles o dejar residuos en playas o bosques, no dañar la flora y la fauna, cumplir con las normas de tráfico, no fumar en sitios donde perjudique a otros, entre muchas cosas más. 

Empresas con filosofía sostenible ¿realmente existen?

Las empresas con filosofía sostenible se caracterizan por ser organizaciones que no solo buscan obtener beneficios de carácter económico, sino que además se interesan por el bienestar de las personas y del medio ambiente; es decir que no velan solo por sus intereses, van más allá. 

Además de ello, este tipo de organizaciones se catalogan como sostenibles debido a que no causan un impacto negativo en el mundo, en el entorno global, entendiéndose esto, al medio ambiente, a la economía o a la sociedad en sí. 

Pero ¿Cómo podemos identificar a una empresa sostenible? Ya sabemos que si existen, pero detectarlas puede que resulte un tanto complicado. Sin embargo, si te detienes a analizar bien la situación, podrás saber que es más fácil de lo que puedas imaginar. 

Pero para ayudarte un poco con eso, te mencionaré algunas características propias de este tipo de empresas:

Reducen el consumo de energía eléctrica

Una empresa que pone en práctica la sostenibilidad considera importante la reducción del consumo de energía eléctrica, y lo pone en práctica en sus instalaciones ¿Cómo?, pues aplicando ciertas medidas tales como:

  • Apagando los equipos al final de cada jornada laboral, entendiendo por equipo a todos los ordenadores, impresoras, y fotocopiadoras que hay en la empresa.
  • Reciclando, en vez de imprimir siempre en una hoja nueva, se puede reutilizar el papel, imprimiendo a doble cara.
  • Apagando las luces cuando no estén en uso o no sean necesarias.
  • Otra medida es apagando el aire acondicionado faltando una hora para culminar la jornada laboral.

Promueven el consumo colaborativo 

Las empresas que promueven un consumo colaborativo aplican la sostenibilidad en su día a día, ¿pero cómo es eso o con qué se come? Pues sencillo y te explico un poco. 

Poniéndote un ejemplo con las empresas que se dedican a alquilar un bien, ya sea un vehículo o un apartamento para realizar un viaje u hospedarse en un sitio especial. Puedes tener en tu poder casas o coches que no utilizas, entonces para aprovechar y sacarle el máximo provecho, y no dejar que se desvaloricen sin darle un buen uso, lo alquilas. 

Al hacer esto se gana muchas cosas, por una parte aprovechas y le das uso al bien, por otra obtienes beneficio económico, y lo más importante, le proporcionas a las personas que adquieran tu servicio, una experiencia única de viaje. 

Reutilizan

Las cosas de segunda mano siempre han sido una excelente opción para algunas personas, y por ello hay empresas que se especializan en ello, en ofrecer esta clase de productos; teniendo de tal forma una filosofía sostenible. 

Reutilizar una prenda por ejemplo, cambiándole detalles como el diseño, los bordados o los botones, es una forma divertida de hacer que tu marca personal se diferencie del resto. Cabe resaltar que esto no solo se aplica a prendas de vestir, sino a cualquier objeto, como un mueble por ejemplo.

Fortalecen los principios

Para que una empresa sea sostenible debe poner en práctica principios de integridad, así como también tener responsabilidad hacia los derechos de los demás, y cuando menciono los derechos no hago relación solo a los derechos humanos, sino también al laboral y ambiental.  

Promocionan la formación ambiental

Las empresas sostenibles llevan a cabo campañas de formación ambiental con el fin de que los empleados sean conscientes de lo importante que es y estén ampliamente capacitados. 

Gestionan los transportes de forma ecológica

Otra de las cosas que hace a una empresa sostenible es la gestión del transporte, buscando minimizar el impacto medioambiental, y es que hay que tener en cuenta que los vehículos son contaminantes.

Por ello, estas compañías buscan compartir el vehículo entre todos los empleados que se dirigen hacia rutas cercanas, esto en caso de que la misma cuente con un transporte privado. También se encargan de fomentar el uso de bicicletas y transporte público.

Importancia de la sostenibilidad

Ya sabemos cómo podemos actuar en nuestro día a día para aplicar la sostenibilidad y cómo son las empresas que apuestan por esta práctica, pero ¿Cuál es la importancia de ello? ¿Por qué razón debemos comenzar a llevar a cabo la sostenibilidad?

Pues veamos, la sostenibilidad es algo fundamental para el mundo, es por ello que a medida que pase el tiempo y crezcamos como sociedad, debemos prestar suma atención y tener como fin el tener un crecimiento sostenible. 

Y es que de esta forma el mundo será un lugar de igualdad y prosperidad, habrá mayores oportunidades, y nuestro entorno o ambiente se encontrará más saludable.

Además de ello, para las empresas resulta beneficioso aplicar estas prácticas, porque además de que contribuyen con el cuidado del planeta, mejoran considerablemente su imagen, obteniendo una ventaja competitiva frente a otras compañías del mercado, e incluso les ayuda a incrementar su productividad y reducir costes. 

Resumen

Ya para finalizar podemos decir que una empresa sostenible es aquella que se interesa por su entorno, y no ve solo su beneficio propio, es la que busca crear valor medioambiental, económico y social, tanto a corto como a largo plazo. 

Tiene una visión con mira hacia el futuro, por eso se interesa por el bienestar y el progreso de las generaciones actuales y futuras del entorno en el cual se desenvuelve. Además, se compromete a llevar a cabo acciones que beneficien al medio ambiente y a las comunidades cercanas. 

Comenzar a ser una empresa sostenible es fácil, pero el verdadero desafío está en hacer perdurar eso en el tiempo. Para poder lograrlo es necesario que esta haga que sus empleados se comprometan con la causa, que sean partícipes y contribuyan con cada una de las estrategias de la política de sostenibilidad; y es que solo de esta forma es que se podrá alcanzar un cambio en la cultura organizacional. 

No obstante, es importante saber que los problemas que atentan contra la sostenibilidad no están restringidos solo a las empresas, y es que nosotros, de alguna u otra manera, también somos responsables ¿cómo?, pues con las acciones que llevamos a cabo en nuestro día a día. 

Veamos, aunque pudiesen parecer insignificantes, las acciones individuales que realizamos diariamente en nuestra vida contribuyen de manera considerable con la sostenibilidad. Es por ello que es fundamental tener acciones positivas con nuestro entorno, con las personas y el medio ambiente; y, por supuesto, tener compromiso y concientización para poder lograr una práctica sostenible. 

Y es que hay que tener en cuenta que si no podemos de nuestra parte, nunca lograremos conseguir los objetivos de sostenibilidad y tener un mejor entorno. Pequeñas acciones que no cuestan nada llevarlas a cabo, pueden marcar la diferencia, así que no dudes en ponerlas en práctica.