Qué es la huella de carbono y cómo minimizarla en tu vida.

huella de carbono

La huella de carbono es un término que resulta conocido por muchas personas pero desconocido para otras, sin embargo, es de vital importancia saber sobre él, ya que éste se caracteriza por ser la cantidad de gases de efecto invernadero que se introducen a la atmosfera y afectan notablemente el cambio climático. 

Como vemos, es un tema que nos concierne a todos, y es sumamente importante y necesario tomar medidas para reducir al máximo esas emisiones, ¿por qué? porque más allá de que esos gases aceleran el cambio climático, somos nosotros los causantes de ello, ya que la huella de carbono se produce por las actividades que realizamos diariamente, ya sea de forma directa o indirectamente.

Por lo tanto, en este artículo mencionaré algunas formas para reducir tu huella de carbono, con el fin de que puedas contribuir positivamente con el medio ambiente, que tanto lo necesita. Si bien, son medidas básicas que toda empresa puede aplicar, así como nosotros mismos en nuestro día a día. 

¿Qué es la huella de carbono?

 Huella de carbono

Como bien se ha dicho anteriormente, la huella de carbono son las emisiones de gases efecto invernadero que se generan, directa o indirectamente, por las actividades que realiza una organización o persona en su día a día, afectando considerablemente al medioambiente. 

La verdad es que son muchas las actividades que contribuyen a la aparición de gases en la atmósfera, y que son implementadas por varias organizaciones, como es el caso de la quema de combustibles fósiles, uso de vehículos con motores de gasolina y diesel, agricultura, construcción, extracción de recursos, producciones de bienes, entre otras.

Además, las personas en su día a día también realizan diversas actividades que causan dichas emisiones, aunque no lo creas. Desde viajar en coche, usar la lavadora, cargar el dispositivo móvil, realizar vuelos frecuentes, hasta comprar alimentos, ropa u otros productos. 

Todas estas actividades y otras más, dejan una cantidad de gases que se van acumulando en la atmósfera y afectan el cambio climático, provocando a la larga la aparición de fenómenos o desastres naturales como las inundaciones, temblores, sequías, pérdida de biodiversidad, entre otros.

Minimizar la huella de carbono en tu vida

Como bien sabemos, nuestro planeta se encuentra en un estado crítico, y es que cada vez hay más contaminación en el mundo, lo que trae como consecuencia diversos problemas asociados al cambio climático. 

Sin embargo, aún estamos a tiempo para contribuir, poner nuestro granito de arena para cambiar el destino de nuestro planeta y asegurar el futuro de las próximas generaciones. 

Aunque si bien es cierto que para atacar el problema hay que actuar directamente contra los grandes emisores de carbono, nosotros mismos podemos realizar acciones que contribuyan, aunque sea un poco, con el medio ambiente.

Una de las cosas más inmediatas que podemos hacer es reducir nuestras emisiones de gases efecto invernadero, ya que esto a su vez reduciría nuestra huella de carbono. Y es que cuanto más alta sea esta, más grande será el impacto o tu contribución al calentamiento global, por tal razón es que es necesario atacar cuanto antes. 

Es por ello que en esta oportunidad te mencionaré algunas acciones que puedes emplear en tu día a día, con el fin de que puedas reducir tu huella de carbono

Aumentar la ingesta de alimentos vegetales y reducir los de animal

Una opción para reducir tu huella de carbono y llevar una vida sostenible es consumiendo más alimentos vegetales y reduciendo los de carácter animal, y es que si no sabías, las industrias cárnicas y de lácteos son las que más gases de efecto invernadero producen; incluso, según diversas investigaciones, estas empresas serían una de las principales causantes del cambio climático.

Así que si quieres contribuir con el medio ambiente, empieza por cambiar tu alimentación, lo que pones en tu plato. Ojo, con esto no quiero decir que debes eliminar por completo de tu dieta las carnes, no, pero sí es importante que reduzcas su ingesta poco a poco y comiences a implementar una alimentación más saludable, rica en alimentos vegetales. 

Reflexiona sobre la manera de comprar ropa

Para nadie es un secreto que hoy en día la forma que hay para diseñar y fabricar ropa es altamente contaminante y genera gran cantidad de residuos, incluso la moda rápida o el fast fashion, como también se le conoce, es el responsable de aproximadamente un 10% de las emisiones de gases efecto invernadero del mundo. 

Por lo tanto, si queremos reducir nuestra huella de carbono es necesario que reflexionemos sobre la forma en la que compramos nuestra ropa ¿cómo?, pues simplemente ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Reduce la cantidad de ropa que compras.
  • Adquiere únicamente prendas de segunda mano o únete a grupos que realizan intercambio de ropa. Esto además de ayudarte a reducir tu impacto ecológico, te permite ahorrar.
  • Compra ropa de empresas ecológicas. Las prendas elaboradas con materiales sintéticos como el poliéster son perjudiciales para el medio ambiente, así que es mejor opción optar por aquellas que están hechas con materiales naturales como el algodón, el bambú, el lino, entre otros.

Usa bolsas de tela cuando vayas a comprar

Aunque no lo creas, algo tan simple como esto puede ayudarte a reducir tu huella de carbono. Y es que veamos, uno de los principales enemigos del medio ambiente es el plástico, por lo que utilizar bolsas de este material cuando se hacen las compras es altamente perjudicial.

Así que lo ideal sería sustituir esas bolsas de plástico por unas de tela cuando vayas a realizar tus compras. Es una medida necesaria que aportará mucho. 

Utiliza medios de transporte alternativos

Para nadie es un secreto que los coches son altamente contaminantes, pues producen aproximadamente unas 4,6 toneladas métricas de dióxido de carbono, por eso si queremos reducir nuestra huella de carbono, una opción muy favorable es utilizar medios de transporte alternos. 

Por ejemplo, las bicicletas son un medio que contribuye positivamente con el medio ambiente, ya que no funcionan gracias a la quema de combustibles fósiles, por lo que su uso es altamente recomendable. 

Claramente es un transporte que no podremos utilizar a largas distancias, pero cuando nos dirijamos a un lugar relativamente cercano, al trabajo u otro, podemos hacer uso de ella. 

Pero eso no es lo único que puedes implementar, por eso a continuación te dejamos algunas otras recomendaciones que sin duda aportarán mucho al medio ambiente:

  • Evita los viajes individuales en coche.
  • Cuando sea posible, utiliza el transporte público.
  • Aprovecha los servicios de coche compartido. 
  • Si no puedes dejar de utilizar el vehículo, opta por usar uno eléctrico o híbrido. 
  • Trabaja desde casa cuando sea posible. 

Viaja con prudencia

Muy ligado al punto anterior, es necesario que tengas en cuenta y reflexiones sobre tu manera de viajar. Hay personas que viajan demasiado en avión, ya sea por cuestiones laborales o por el simple gusto de conocer lugares nuevos, y lo que no saben es que este medio de transporte es uno de los más contaminantes, junto con el coche.

Por lo tanto, si quieres reducir significativamente tu huella de carbono es necesario que viajes menos o lo hagas de una forma más sostenible, sin duda eso ayudará mucho. Pero, ¿Cómo puedes lograr eso? Pues implementando lo siguiente:

  • Escoge destinos de viaje más cercanos, en donde puedas movilizarte sin necesidad de utilizar un avión.
  • Opta por viajar en tren y no en avión.
  • Si debes viajar en avión, elige un vuelo sin escala, ya que estos no contaminan tanto.

Reduce, reutiliza y recicla 

El método de las tres R (reducir, reutilizar y reciclar), es fundamental aplicarlo si queremos reducir nuestra huella de carbono, y es que una cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero que hay, provienen de los residuos y desperdicios que tenemos.

Por lo tanto, resulta indispensable tener presente este método para contribuir con el medioambiente, que tanto lo necesita. Pero ¿Cómo logro eso?, pues el primer paso es minimizando tus compras, y es que cuanto más compramos, más serán los desechos que tiraremos a la basura. Es necesario que antes de comprar, pienses si realmente es algo que necesites o no.

Como segunda opción tenemos la reutilización. Es necesario adquirir productos que sean duraderos, pero que sean capaces de ser reparados en caso de que se dañen, o poder darle otro uso. Por ejemplo, si tenemos una prenda de vestir que ya no está en óptimas condiciones podemos usarla para otro fin, ya sea para hacer un cojín, una cartera o bolsa de compras, entre otras cosas.

Y por último tenemos el reciclaje, si es imposible reutilizar el producto o no puedes evitar comprar algo, está la opción de reciclar.

Escoge aparatos de bajo consumo

Los aparatos de bajo consumo son más ecológicos, pues están fabricados con el fin de usar menos energía ¿Qué quiere decir eso?, que al tener en tu hogar uno de ellos podrás reducir la emisión de gases de efecto invernadero, es decir, tu huella de carbono.

Entre los principales consejos que te podemos dar con respecto a este tema, tenemos los siguientes:

  • Si es posible, trata de sustituir los aires acondicionados por ventiladores.
  • Reemplaza las bombillas incandescentes que tengas en tu hogar, por unas LED.
  • Al escoger electrodomésticos grandes, opta por aquellos que tengan la clasificación energética más baja.
  • Desenchufa aquellos electrodomésticos que no sueles utilizar con frecuencia, conectalos solo cuando le vayas a dar uso.

Usar el agua de manera prudente

Usar de manera más eficiente el agua y conservarla, puede reducir notablemente tu huella de carbono. La verdad es que es una acción súper fácil de implementar, no cuesta nada pero ayuda mucho ¿cómo lo logras? pues muy sencillo, puedes comenzar realizando lo siguiente:

  • En vez de tomar un baño, se recomienda darse una ducha, de esta manera estarás usando menos energía y ahorrando agua. 
  • Cierra el grifo cuando no lo estés usando. A veces cuando nos estamos lavando los dientes o afeitándonos, tendemos a dejar el grifo abierto mientras realizamos la acción, pues simplemente intenta no tenerlo abierto en ese momento, solo cuando sea necesario.
  • Utiliza la lavadora o los lavaplatos cuando estén llenos, ya que estos electrodomésticos necesitan una gran cantidad de agua para funcionar, así que si aprovechamos en lavar todo de una sola vez, la usaremos menos, y cuando menos la usemos, mejor. 
  • Repara cualquier grifo dañado. En ocasiones tenemos en nuestro hogar grifos que gotean, lo cual a la larga puede desperdiciar una gran cantidad de litros; así que es necesario repararlos. 

Compensa

Una vez que hayas adoptado acciones sostenibles que ayuden a reducir tu huella de carbono, no creas que las cosas simplemente acaban allí, no. Puedes seguir contribuyendo con el planeta sumándose a iniciativas que realicen proyectos medioambientales como reforestaciones, promoción de energías renovables, plantación de árboles, recolección de basuras, entre otros.

Es importante que lleves acciones positivas, que no solo te concientices a ti mismo sobre la importancia de reducir la huella de carbono, sino también a los demás. Promueve esta práctica de vida sostenible, verás que más personas se sumarán y aportarán su grano de arena para el planeta.

Ya para finalizar podemos decir que, el cambio climático es una realidad, es algo que está latente y debemos contrarrestar su efecto, sin duda esta es una responsabilidad que tenemos todos hacia nuestro planeta, por lo que es necesario comenzar desde ya a tomar acciones sostenibles. 

Con el objetivo de luchar contra los problemas ambientales, es necesario conocer cuál es la huella de carbono, qué acciones estamos haciendo que impactan negativamente y cómo podemos hacer para mejorarlas. Y es que aunque no lo creas, muchas de las actividades rutinarias que realizas en tu día a día, contribuyen un poco a la emisión de gases de efecto invernadero.

Por tal razón es que decidimos hacer este artículo, para mencionar las cosas que podemos hacer o dejar de realizar, con el fin de minimizar nuestra huella de carbono. Cómo bien pudiste observar, son acciones básicas, que bien podemos implementar con bastante sencillez, lo importante es que actuemos, que hagamos un cambio significativo en nuestros hábitos de vida.