Minimalismo y creatividad cómo simplificar te vuelve más creativo.

Minimalismo

¿Nunca te ha pasado que te sientes en un abismo creativo? A mí sí. Cuando te digo esto, me refiero a esa etapa en tu vida en la que sientes que no tienes creatividad, que no encuentras qué hacer, no determinas o sientes esa pasión que te mueve a hacer las cosas y luchar por aquello que te hace ser feliz.

Créeme que es normal que esto suceda, y de hecho, le pasa a más personas de las que te imaginas. La única diferencia es que no todas tenemos el valor de admitirlo y luchar contra ello. 

He llegado a la conclusión (después de leer muchísimo sobre minimalismo y formarme), en que muchas veces esa falta de creatividad, es ocasionado por un exceso en nuestras vidas. 

Cuando tenemos bienes de más, dinero de más, trabajo de más, relaciones sociales de más, significa que tenemos cada vez más cosas en las que preocuparnos. Que, si tenemos que asistir al cumpleaños de “x” persona, que no podemos olvidar felicitarle, que debemos ir al trabajo y cumplir con horas extras, que tenemos que llevar el auto a que lo revisen, esto y mil cosas más ocupan nuestra mente diariamente, bloqueando el paso a la creatividad.

Y es que es así, cuántas más cosas tengamos en nuestra mente, mayor será nuestra preocupación, nuestro estrés y a su vez, menor será nuestro tiempo disponible por lo que estaremos siempre acelerados en nuestro día a día. 

Todo ello conlleva a que no disfrutemos de las pequeñas cosas de la vida: el árbol que está floreciendo, el bonito atardecer que hubo hoy, disfrutar de ese libro que tanto te gusta, sentarte a escuchar la lluvia caer mientras bebes un poco de tu café favorito… en fin. Son tantas cosas que nos apasionan y que a veces no disfrutamos. 

Entonces, seguramente te estarás preguntando ¿qué tiene que ver el minimalismo en esto? Pues, yo creo que muchísimo más de lo que te imaginas. Y de ello hablaremos a continuación.

¿Qué es el minimalismo?

minimalismo

El minimalismo es una corriente, también puede considerarse un estilo de vida (término que me gusta más), que consiste en reducir todo lo que sobra, es decir, basarnos en lo esencial para ser felices y vivir en paz.

Muchas veces nos llenamos de excesos que no nos permiten disfrutar nuestra vida y nuestras pasiones. Así que cuando dejamos atrás a esos “elementos” que están de más, podremos centrarnos en lo que realmente nos importa.

Básicamente es una técnica en el que se utilizan los elementos más simples y mínimos para crear el máximo efecto. Su origen se basa en las artes, con las obras de líneas simples, las cuales solo unos pocos colores y una ubicación cuidadosa logran ofrecer un gran espectáculo visual.


Recientemente, se ha convertido en un representativo estilo de vida que tiene como objetivo eliminar el desorden de todas las facetas de la vida.

Relación del minimalismo con la creatividad

El minimalismo y la creatividad van de la mano. No importa si eres escritor, fotógrafo o investigador universitario, una mentalidad minimalista puede impulsar tu motor creativo. Y es que independientemente de nuestra ocupación, a menudo necesitamos entusiasmo creativo para avanzar en nuestros proyectos.

Pero ¿cómo obtenemos este impulso creativo? Cuando hablamos de la creatividad, muchas veces tenemos como base el concepto de que menos, es más. Algo que también se aplica en el proceso de crear más espacios en tu vida en donde puedas reforzar tu creatividad.

Estamos acostumbrados al coste de los suministros, al coste de la formación e incluso al coste del tiempo mismo. Sin embargo, rara vez consideramos el coste de la energía cuando se trata de creatividad.

¿Alguna vez has estado creando algo, y sentiste que sencillamente el tiempo no existía? Entonces, una vez que terminaste lo que sea que estabas creando, ¿estabas hambriento? ¿Soñoliento? Es normal. Y es que mientras estás creando, te sientes bien, te sientes cómodo y feliz, pero una vez terminas es cuando te das cuenta la cantidad enorme de energía que gastas en crear.

Y es que si, la creatividad tiene un coste, y ese coste es energía.

Ahora bien ¿cómo recargas energías? Pues existen muchísimas formas. Sin embargo, una de ellas es explorar el estilo de vida minimalista y ver cómo te sientes con ello.

El hecho de crear no es lo único que agota tu energía, tomar decisiones también lo hace. Y como te lo mencioné anteriormente, cuántas más cosas tengas, más decisiones deberás tomar. 

Con esto no te estoy diciendo que en el estilo de vida minimalista vivimos como indigentes ni nada por el estilo ¡para nada! Vivimos bien, con nuestras comodidades, y con lo necesario ¡somos felices! 

Cuando ocupas tu mente en más cosas que están relacionadas muchas veces más al ego y al estatus que a una verdadera necesidad, es cuando llenas tu vida de cosas innecesarias. Ante esto, las decisiones que deberás tomar serán mayores y tu tranquilidad será menor. 

Es por ello que, al aplicar el estilo minimalista, te olvidas y desechas de todo aquello que no necesitas. Que si el crédito que ibas a tomar para adquirir un vehículo más moderno (porque quieres tener un vehículo mejor que el de tu vecino), que si el pago de un alquiler de una casa de 5 habitaciones de las cuales usas solo 2, que si el agobio por el trabajo por aceptar a diestra y siniestra las horas extras (para tener más dinero y poder pagar todos tus gastos) … Todo esto agota, todo esto te aleja de la creatividad y de tu pasión.

Es por ello que te explicaré algunas cosas que debes tomar en cuenta para simplificar tu vida y volverte más creativo.

1. Poseer menos te ayuda a crear más

“Menos es más”, es uno de los lemas principales del minimalismo. Y es que realmente cuando dejas de preocuparte por el teléfono inteligente más nuevo y la última tendencia de moda, liberas tu creatividad, y haces que tu mente tenga espacio para otras cosas. 

La búsqueda de placeres materiales a corto plazo dará paso lentamente a nuevas “necesidades”, y sencillamente es un círculo vicioso. Por lo tanto, al poseer menos, tu creatividad no se verá obstaculizada por objetivos materiales que no tengan otro propósito que no sea satisfacer tus necesidades y contribuir a tu pasión.

Cuando logras liberar tu mente del materialismo excesivo, puedes generar nuevas visiones e ideas artísticas. 

Y con esto no quiero que me malinterpretes. No te estoy diciendo que debes deshacerse de todas tus pertenencias y dejar de comprar cosas nuevas. El punto es que debes liberar espacio en tu mente (como si de un disco duro se tratase). Una reducción del materialismo, a menudo inicia este efecto liberador, tan beneficioso.

2. Te sientes más libre y, por lo tanto, más creativo

Una de las principales razones por las el minimalismo te ayudará a volverte más creativo es que te ayuda a sentirte más libre.

Cuando tus preocupaciones, producto de más propiedades o trabajo, reuniones sociales o estatus, se reducen, queda un espacio para ti. Esto hace que te liberes, que dejes atrás las cadenas y te sientas mucho más libre. 

Pero ¿qué tiene que ver la libertad con la creatividad? Pues muchísimo. Cuando te sientes libre, simplemente tus energías creativas fluyen con mayor rapidez y tranquilidad.

3. Tienes más energía creativa

Si bien el minimalismo es un término artístico que define un estilo en específico, el minimalismo como estilo de vida, es la práctica contracultural de elegir menos en lugar de más.

Básicamente el minimalismo consiste en tener solo lo que necesitas en tu espacio físico. Es dejar ir todo aquello que no es esencial para concentrarse en lo esencial.

Cuando logras liberar tu espacio físico, comienzas a cosechar los beneficios de más tiempo y menos estrés, lo cual proviene del hecho de elegir un estilo de vida minimalista.

Sin embargo, la gran ventaja de liberar este espacio físico, es que no solamente tendrás un mayor espacio para crear, sino que tendrás mayor energía creativa, la cual surge cuando eliminas el desorden visual y el desorden mental. 

4. Liberas tu horario lo cual te da más tiempo de crear

Otra de las principales razones por las cuales el minimalismo y la creatividad están ampliamente relacionados, es que gracias al minimalismo, te alejas de aquellos excesos que no necesitas.

Y esto no solamente se da con cosas materiales, sino también en el hecho de organizar tu tiempo. Cuando dejas de darle importancia a cosas que no tienen tanta relevancia, comienzas a priorizar y esto se ve directamente relacionado en tu tiempo.

Quizás te alejaste de “amistades” que no eran amistades, y con ello tu tiempo destinado a reuniones sociales a las cuales asistías por compromiso se reduce, el tiempo destinado a trabajar de más, también se reduce. Todo ello hace que tu horario se libere y tengas mucho más tiempo para crear. 

Y es que debes tener en cuenta que, en el mundo creativo, el tiempo es su recurso más preciado. Mi recomendación es que utilices un enfoque minimalista para diseñar tu horario. 

Una vez que definas que la creatividad es importante y debes dedicarle tiempo, debes asegurarte de que los esfuerzos creativos reciban suficientes espacios en tu calendario. 

Cuando le das a tus proyectos creativos la atención que merecen, tu creatividad prosperará y poco a poco entrarás en un ritmo creativo. 

Por ejemplo, siempre luché por encontrar tiempo para dedicarme al dibujo, una de mis principales pasiones. Sin embargo, el hecho de no tener el tiempo suficiente, se convirtió en sinónimo de falta de ideas y por consiguiente de creatividad. 

¿Cuál es la solución a esto? Pues la que a mi particularmente me funcionó, fue el hecho de dedicar algunas horas a la semana al dibujo. La idea es que lo vuelvas un hábito, pero para ello deberás comenzar primero agendándolo en un calendario, colocando alarmas, o estableciéndote horarios para poder cumplirlo.

Te aseguro que una vez que dediques el tiempo a tu verdadera pasión, tu creatividad saldrá a flote sin necesidad de que hagas algo más. Es por ello que es muy importante que liberes un poco tu tiempo, tu vida, tu hogar, tu mente y tus pensamientos, de todas esas cargas que no te aportan nada.

Conclusiones y recomendaciones

Como conclusión general, puedo decirte que el minimalismo más allá de ser una corriente, es un estilo de vida que te motiva y te ayuda a cumplir con tus sueños, además de ser el puente directo hacia la tranquilidad y felicidad.

Obviamente incursionar en el mundo minimalista y adoptando este estilo de vida, tus problemas no se irán por obra de arte de magia ¡no! Pero si te sentirás mucho más tranquilo, ya que aliviarás un poco esa carga que llevas.

Dichas cargas pueden ser tantas cosas que resultan innecesarias, y que en su mayoría nos nublan el panorama, impidiendonos apreciar más allá. Esto evidentemente afecta al proceso creativo que podamos tener.

Así que no importa a qué te dediques, si eres una persona que le gusta la música, si te gusta pintar, dibujar, diseñar, o también cualquier otra que no tenga que ver con el arte, negocios o asesorías. Sea cual sea tu ocupación o tu hobby, requieres de crear. Para ello tu creatividad es vital, así que no permitas que se vea atrofiado por excesos en tu vida.

Recuerda: todo en exceso es malo. Con el estilo de vida minimalista aprenderás a valorar lo verdaderamente importante y esencial. Disfrutarás más lo poco que puedas hacer por más sencillo que sea, y liberarás tu mente, dando rienda suelta a tu imaginación.

Debes tener claro que no quiero decir que ser minimalista es que seas descuidado o que vendas o regales todo lo que tienes ¡no! Sencillamente es dejar de ocuparse por las cosas más banales de la vida como el materialismo, y preocuparse por aquellas que realmente nos importan y nos llenan la vida.

El minimalismo es dejar ir aquello que no nos interesa y aquello que no aporta nada, dejando entrar todo aquello que nos libera, nos da creatividad y nos apasiona.