Cómo hacer una mochila minimalista para tus viajes.

Cómo hacer una mochila minimalista para tus viajes.

¿Quién no ama viajar?, sin duda viajar es uno de los placeres de la vida más gratificantes. Quien viaja busca relajarse, distraerse, disfrutar y conocer nuevos lugares para llenarse de otras culturas y guardar en la memoria paisajes espectaculares que llenan de alegría y entusiasmo. Aunque también hay otras personas que viajan para cumplir compromisos sociales, laborales, o políticos.

El punto es que, independientemente de la razón por la cual se vaya a viajar, lo más conveniente es preparar una mochila minimalista, sin mucho equipaje, solamente almacenar cosas puntuales y que realmente sean necesarias; además, vale la pena acotar que todo tiene que estar bien guardado o doblado de la mejor manera posible, con el fin de llevar una mochila organizada. 

Dependiendo de cuántos días vaya a durar el viaje es que se deberá preparar la maleta o mochila, ¿Por qué te digo todo esto?, pues porque muchas personas, por no decir que la gran mayoría, guardan tantas cosas que realmente no son necesarias. Es por ello la importancia de saber organizar una mochila, para poder tener un viaje más cómodo, placentero y práctico; llevando solo lo que utilizarás durante el viaje. 

Y es aquí donde entra en juego el minimalismo, ya que al aplicarlo en nuestro equipaje de viaje, no solo nos aligerará de cargas innecesarias sino también de llevar una maleta súper llena, con excesivo peso y elementos que a la larga no utilizaremos.

Mochila minimalista para viajes ¿cómo hacerla?

Preparar una mochila minimalista es hacer que tu equipaje sea más pequeño, lo que te dará más libertad antes y durante el viaje, y esto es porque no tendrás tantas cosas que convierten tu maleta en algo grotesco y exagerado al momento de llevar. 

Algo importante que te brindará empacar una mochila al estilo minimalista es que encontrarás fácilmente lo que buscas cuando llegues al destino. La intención es que lleves la menor cantidad de mochilas posibles, y de cosas en ellas, ya que así tendrás más control de las mismas evitando el robo y extravío.

Seleccionar ropa ligera: 

Al momento de comenzar a hacer la mochila, lo ideal es que te inclines por la ropa más ligera, es decir, aquellas que no sean tan gruesas, que no ocupen tanto espacio, que sean fáciles de doblar y que se sequen rápidamente, ya que si es un viaje de muchos días, podrás lavarlas. 

Si toca llevar ropa más pesada porque es un viaje de negocios, lo más conveniente es no excederse de dos prendas, ya que ocupan mucho espacio. Por ejemplo lo que más pesa son las chaquetas y pantalones, así que lo ideal es que lleves solo una chaqueta y un pantalón de este tipo, asegurándote de que sea de un color que combine con todo.

Elige de forma práctica la mochila: 

Es importante que consideres el tamaño de la mochila de acuerdo a los días que estarás de viaje, de modo que si son pocos días, no necesitarás una mega mochila, ya que eso solo ocasionará que guardes en ella cosas que realmente no necesitarás. Haciendo una buena selección te permitirá cubrir tus expectativas de equipaje de acuerdo al viaje que realizarás. 

Es importante que la revises bien y veas en qué condición se encuentra, sobre todo en lo que respecta a sus cierres y broches, si están en perfecto estado o no ¿por qué? puesto que así evitarás sorpresas de última hora. 

Por eso te recomendamos revisarla con días de antelación y tenerla lista para cuando decidas empacar, y de tener algo dañado, te dará tiempo de solucionar o arreglar.

Haz las maletas con tiempo: 

No es nada recomendable hacer una mochila de un día para otro cuando vamos de viaje, y más si son varios días que estaremos fuera de casa. Lo ideal es elaborarla con días de antelación, ya que de esta manera podremos organizarla como es debido, colocando solo lo que realmente usaremos.

Además, esto te permitirá tener limpias y en buenas condiciones las prendas que llevarás o que tengas en mente guardar. Y es que veamos, seguramente te ha pasado que quieres llevar algo en especial y resulta que por no acomodar todo con anticipación, a última hora te das cuenta que esa prenda está sucia o no está en buenas condiciones para llevar.

Pues por esta razón es que es fundamental hacer la mochila para tu viaje con algunos días de antelación, así evitarás cualquier situación desfavorable, además de que no te producirá estrés. 

Elabora una lista de lo que llevarás: 

Un aspecto importante que hay que considerar a la hora de empacar una mochila cuando vamos a viajar, es hacer una lista de lo necesario que llevaremos y chequear que tengamos todo a la mano y que esté en buen estado; así evitaremos que se nos olvide algo realmente importante y tendremos empacado lo que necesitaremos durante el viaje. 

Organizar estratégicamente: 

Una vez seleccionada la ropa y artículos de primera necesidad, debemos distribuirla equitativamente para que el peso quede balanceado. Esto nos permitirá organizar todo de tal manera que la mochila no quede apretada, al contrario, que esté todo bien distribuido dentro de ella.

Incluso, es fundamental utilizar los compartimientos pequeños que trae la mochila para guardar aquellos elementos que sean más pequeños. También debemos colocar en el fondo de la mochila lo que utilizaremos de último, esto nos permitirá tener una maleta más organizada durante el viaje.  

Al momento de guardar la ropa hacer doblajes con dos o tres camisas al mismo tiempo de forma que queden más compactas, existen formas de doblar la ropa, como en espiral, de forma cuadrada, adecuadas a la textura y tamaño de la ropa.

Adiós a los artículos de “por si acaso”: 

Cuando viajamos experimentamos la sensación de querer tener el control y sentirnos seguros, como cuando estamos en la casa que tenemos todo a la mano y nos sentimos desenvueltos a la hora de cualquier eventualidad.

Pero cuando viajamos eso no es posible, son numerosos los hechos fortuitos que pudieran pasar o que pudiéramos necesitar, pero eso no lo sabemos. Por eso generalmente cuando hacemos maletas nos sentimos tentados a meter en la mochila cuantas cosas se nos ocurren, pensando que quizás lo vayamos a necesitar.

Debemos ser más fríos a la hora de preparar la mochila, y no pensar que algo fuera de lo normal nos vaya a pasar. Hay que acostumbrarnos a empacar solo lo que realmente necesitaremos en el viaje, claro está que si por ejemplo: una persona sufre de la tensión, por supuesto que debe incluir sus medicamentos, pero es importante no ponerse creativos y almacenar cualquier utensilio, herramienta o cosa que se nos ocurra.

No preocuparte por lo que se te quedó: 

Cuando decidimos viajar es para concretar negocios o disfrutar, pero puede pasar que cuando abras las maletas en el destino del viaje, o cuando estés dentro del avión o en plena vía, te des cuenta de que olvidaste algo que considerabas importante y que tenías contemplado, la sugerencia para ello es que mantengas la calma y busques la solución.

Si por ejemplo se te olvidó la cámara profesional para hacer tomas fotográficas, pues tendrás que terminar resolviendo con tu teléfono celular, lo importante es buscar la solución y no encasillarse, ya que eso solo ocasionará que pases un mal momento y no disfrutes.

En caso de que suceda que te das cuenta que se te olvidó algo estando a unas cinco cuadras de tu casa por ejemplo, tendrás la posibilidad de devolverte y meter en tu mochila lo olvidado, de lo contrario habrá que asumir que se te quedó y tomar otras opciones. 

Reduce el calzado: 

Los zapatos son uno de los artículos que más ocupan espacio dentro de la mochila, por eso es importante llevar solo los necesarios, pero ¿Cómo puedes hacer eso? Pues simple, deberás seleccionarlos de acuerdo al propósito de tu viaje.

Además, no es necesario llevar varios zapatos de diferentes modelos y colores, es más viable seleccionar solo uno o dos que combinen con todos los outfits que escogiste. 

En caso de que realizarás varias actividades, ya sean ejecutivas, deportivas, playeras o recreativas, podrás optar por llevar un par de zapatos casuales, unas sandalias y los deportivos los llevarás puestos durante el viaje, de esta manera ahorras espacio en la mochila sintiéndote más libre y ligero. 

Un tips importante es que puedes aprovechar los zapatos que lleves en la maleta para guardar dentro de ellos los calcetines o medias que utilizarás.

Empaca sólo lo necesario: 

Considera este punto importante, ya que es lo que hará que logres tener una mochila minimalista, sin excesos. Pero para poder empacar solo lo necesario, lo primero que tendrás que considerar es a qué lugar viajarás y el propósito de dicho viaje.

Poner en práctica esto hará que cuando llegues a tu lugar de destino tengas una mochila organizada y visiblemente armoniosa, con solo cosas que realmente utilizarás, haciéndote sentir más libre y relajado. 

Hay cosas que podrás comprar allá: 

Otro consejo útil es comprar artículos en el lugar de destino, por ejemplo algunos artículos de primera necesidad que utilizaremos solo por los días del viaje; incluso algunos artículos del “por si acaso” que seguramente podrás adquirir en farmacias, centros comerciales, incluso ropa de recambio 

Hacer eso te ayudará a liberarte de peso y ahorrar espacio en tu mochila.

Evita llevar cosas de a dos: 

No lograrás una mochila minimalista metiendo artículos de a dos: lentes, libros, cámaras, baterías, cargadores, maquillaje, relojes, celulares. Inclínate siempre por el que consideras más importante o necesario. 

En caso de que no consideres que sea necesario, descártalo de la mochila, solo tú sabes lo que reamente utilizarás, sé objetivo a la hora de empacar.

Minimizando gastarás menos: 

¿Qué quiere decir esto?, que al momento de hacer una mochila minimalista, gastas menos dinero en equipaje, ya que recuerda que el peso es importante durante un viaje. 

Considerar el peso es fundamental, ya que además de que te sentirás más ligero durante el viaje, en los aeropuertos, cuanto más peso tenga tu mochila, más tendrás que pagar. Es pensar de forma minimalista, ese dinero lo ahorrarás y lo podrás invertir en cosas realmente necesarias o algún souvenirs.

Pensar en los beneficios del lugar a pernoctar: 

Los servicios de un buen hotel son óptimos, por lo que deberás tomar en cuenta que algunos artículos de primera necesidad como el champú, jabón de tocador, toallas, cremas o espumas de afeitar, son colocados como detalles en la habitación asignada.

Por lo que esto evitará que los lleves en la mochila, ahorrándote más espacio.

Apunta tus documentos personales: 

Es lo primero que deberás colocar en tu mochila de viaje: cédula, pasaporte, carnet estudiantil, partidas de nacimientos si viajas con niños, carnet de circulación, licencia de conducir, tarjeta de vacunación, entre otros. 

También puedes escanearlos y mantenerlos en tu correo electrónico por si llegasen a extraviarse. 

Ya para finalizar te puedo decir que, aunque quizás no seas una persona minimalista, podrías comenzar desde aquí, optando por aplicar esta forma de vida con el tan solo y sencillo hecho de armar tu mochila de viaje

Créeme que verás lo beneficioso que resulta, ya que además de evitar gastos por exceso de peso, te sentirás más cómodo, puesto que será más fácil de manipular desde que sales de casa hasta que llegues a tu destino. 

Cuantas menos cosas lleves mejor, así que cuando viajemos es necesario depurar, no llevar artículos o prendas que sencillamente no utilizaremos, la clave del minimalismo es concentrarse en lo que realmente es importante. 

Puede que al principio te angustie preparar una mochila minimalista por las exigencias de que tienes que llevar solo lo necesario, ya que para nadie es un secreto que estamos acostumbrados a meter en la maleta cuanta cosa se nos pase por la mente. 

Pero con el paso del tiempo, que vayas armando de forma planificada y con antelación la mochila minimalista, te darás cuenta de todos los beneficios que te aportará, de lo bien que se siente trasladarse fácilmente, sin tener que cargar con mucho peso.