10 prácticas para tener una vida minimalista y sostenible.

10 prácticas para tener una vida minimalista y sostenible.

Son muchas las personas que se han interesado en cambiar su estilo de vida y enfocarlo a una práctica más minimalista y sostenible. Sin embargo, esto a pesar de que es algo muy sencillo, requiere que des un cambio drástico a lo que haces con tu vida actualmente.

Y es que normalmente las personas tienden a llevar un estilo de vida muy consumista o sencillamente no se dedican a vivir de aquello que les apasiona. Es por ello que se deben llevar a cabo varios cambios.

Sin embargo, basta con tener dedicación y sencillamente deshacerse de todo aquello que sobra o que no necesitas. En eso consiste el minimalismo, en vivir con lo necesario y así tener más espacio para dedicarse a aquellas actividades que realmente te apasionan. 

Básicamente es vivir a plenitud, conversar experiencias y sencillamente… ser feliz. 

Por lo tanto, hablaremos en este artículo sobre las 10 prácticas que puedes llevar a cabo para que tengas una vida minimalista. 

10 prácticas para llevar una vida minimalista y sostenible

Llevar una vida minimalista y sostenible es muy sencillo. Sin embargo, requiere de que realmente estés dispuesto a dejar atrás algunas cosas y hacer espacio para que otras entren a tu vida.

Es por ello que te dejaré a continuación una lista con 10 prácticas para poder llevar una vida minimalista y sostenible. 

  • No te apegues a los objetos
  • Uno de los principios fundamentales del minimalismo es no generar apego hacia ningún objeto. 

    Debes comprender que lo importante no es lo material, ya que lo material es solo eso, algo banal. Sin embargo, cuando te dediques completamente al modo de vida minimalista y sostenible, comprenderás que lo realmente esencial son las experiencias que vives, lo que disfrutas de tu vida y el tiempo que dedicas a tus pasiones. 

    Muchas veces las personas se apegan a los objetos, crece en ellos un sentimiento de necesidad, inclusive, que los lleva a querer adquirir más y más objetos y propiedades que realmente no necesitan. 

    Incluso, la acumulación de objetos que no necesitas, hace que tengas un mayor desorden en tu hogar, en tu vida y en tus pensamientos. Esto además favorece a que nazca en ti un sentimiento hacia todos tus objetos, lo cual hará mucho más difícil que te despegues de cada uno. 

    Entonces, al formar parte del minimalismo y un estilo de vida sostenible, debes comprender que los objetos están para cumplir determinada función esencial, nada más.

    • Deja aquello que no necesitas

    Parte del estilo de vida minimalista es no exagerar. Y cuando me refiero a no exagerar, es no caer en excesos. 

    Muchas veces tenemos cosas materiales que cuando analizamos realmente nos damos cuenta que no las necesitamos. Esto puede darse con cualquier cosa, desde ropa que nunca usamos, hasta libros que no nos gusta y no leemos, incluso yendo un poco más allá, artículos electrónicos, carros etc. 

    La acumulación de objetos que no necesitamos es algo muy común hoy en día. En dónde las personas sencillamente suelen reemplazar elementos por otros, bien sea porque la moda cambió, salió un modelo nuevo, entre otro. Creando así un círculo vicioso de consumismo que realmente va en contra del estilo de vida minimalista y sostenible. 

    Es por ello que, si quieres llevar a cabo un estilo de vida minimalista, debes enfocarte en hacer una revisión en las cosas que tienes y determinar realmente cuál de ellas necesitas y cuál no. 

    Para ello mi recomendación es que te preguntes: “¿realmente necesito este objeto?”, “¿desde hace cuánto que no lo uso?”. Allí tendrás tus respuestas de qué debes conservar y qué no.

    • Mantén el orden en tu hogar

    Mantener el orden en tu hogar es una de las mejores formas de llevar a cabo el estilo de vida minimalista. 

    Mi recomendación es que comiences por enfocarte en mantener una decoración minimalista, cuantas menos cosas mejor. De esta manera te será mucho más fácil ordenar tu hogar.

    Además, debes saber que en el minimalismo cada cosa debe tener su lugar y su función. Es por ello que, al mantener el orden en tu casa, será mucho más sencillo conseguir un sitio para cada objeto, y todo estará siempre ordenado.

    • Minimiza el uso de tecnología

    La tecnología es beneficiosa, no voy a decir lo contrario, su uso ha aportado muchas ventajas al mundo en general, logrando alcanzar avances en diversas áreas. 

    Sin embargo, un punto importante a tener en consideración es que el uso de la tecnología debe ser simplificado cuando estamos llevando a cabo un estilo de vida minimalista, pero ¿cómo?

    Hoy en día existen múltiples artefactos que sirven para determinadas funciones, una Tablet, un móvil, un mp3, etc. Sin embargo, a pesar de que cada una cumple con una función, puedes agrupar todas esas funciones en una sola. Por ejemplo, en vez de usar esos tres dispositivos, usa solo un móvil, con el cual podrás llevar tus agendas, llamar, mensajear y también oír música. 

    De esta forma estarías minimizando el uso que le das a la tecnología, y además reduces gastos, ya que cada equipo luego de un tiempo requiere de algún tipo de mantenimiento.

    • Aprecia tu tiempo

    Uno de los puntos más importantes al momento de llevar a cabo un estilo de vida minimalista, es apreciar y valorar más tu tiempo.

    Muchas veces perdemos el tiempo en actividades que realmente no nos apasionan, bien sea por cuestiones de trabajo o de alguna responsabilidad que tengamos. 

    Esto es algo que muchas veces va en contra del estilo de vida minimalista y sostenible. Ya que, básicamente siguiendo este estilo de vida nos enfocamos más en aquellas actividades que realmente nos generen un valor agregado, nos llenen el alma y la vida.

    Y es que cuando decidimos eliminar los excesos, me refiero al exceso de estrés, exceso de trabajo, o exceso de actividades que no te generen felicidad, logramos encontrarnos con nosotros mismos y hacernos felices. 

    Básicamente en eso consiste este estilo de vida, lograr aprovechar al máximo todas aquellas actividades que nos generan felicidad y que básicamente nos llenan como persona. 

    • Simplifica tus gastos

    Uno de los objetivos principales del minimalismo es vivir de lo que te apasiona. Sin embargo, para poder alcanzar esto es fundamental que realices una reestructuración de todas tus finanzas. 

    En primera instancia es recomendable que analices cuáles son tus gastos, sobre todo aquellos gastos hormiga (que son tan pequeños que a veces ni los tomas en cuenta), pero que muchas veces cuando los sumas a final de mes, representan una cantidad importante. 

    Bien, una vez que hayas analizado todos esos gastos, debes evaluar cuál de ellos puedes eliminar o reducir. 

    Cuando realices este análisis podrás darte cuenta que muchas veces gastamos dinero en cosas innecesarias, que realmente podríamos ahorrar o invertir en aquello que nos va a proporcionar una libertad financiera.

    Y es que básicamente con el minimalismo, lo que se busca es vivir en felicidad y armonía con lo que se hace y nuestro día a día. En donde muchas veces, las personas por falta de dinero deben continuar en trabajos que no le agradan o haciendo cosas que no disfrutan. Entonces, al poder lograr una libertad financiera podrás hacer aquello que realmente te apasiona.

    • Minimiza el uso de redes sociales

    El uso de las redes sociales nos quita mucho tiempo y realmente no aporta muchos beneficios, a menos que trabajes de ello. Por lo tanto, mi recomendación es que minimices el uso de las redes sociales.

    Muchas veces tenemos en redes sociales a un sinfín de personas que realmente no conocemos, estamos en grupos o seguimos páginas que no nos aportan información que nos interese o haga sentir bien, entre muchas otras cosas más.

    Generalmente las redes sociales consumen nuestro día, ya que, si revisas, muchas personas le dedican horas de su día, cada día (si no estás en el grupo de las personas que hacen esto, ¡te felicito!). Sin embargo, hay personas que sí, y lo ideal es que salgas de ese círculo vicioso.

    Mi recomendación es que elimines a quienes no conoces de tus redes, sal de grupos que no te gustan o no te interesan, y dedícate a compartir con tus amigos ¡en persona!

    • Aprende a decir que no

    Muchas veces nos llenamos de trabajo, de estrés o sencillamente terminamos haciendo cosas que no queremos, por el hecho de no saber decir que no. 

    En algunas ocasiones esto es un problema, porque hay personas que realmente no saben decir que no, y terminan aceptando responsabilidades que no querían realmente. Así que ¡aprende a decir que no! Está bien, no pasa nada malo al decir no.

    Si no quieres asistir a esa reunión a la que te invitaron ¡di que no! Si no quieres quedar el viernes por la tarde… ¡Di que no! Si no quieres ayudar a tu compañera con su tesis de grado… ¡Di que no! No es necesario que digas que sí a cosas, salidas o personas que sencillamente no quieres.

    No tiene nada de malo que digas que no. De hecho, es magnífico, ya que te libra de hacer cosas que sencillamente no querías hacer.

    • Acumula experiencias

    Lo esencial de la vida es acumular experiencias. Muchas personas a cierta edad sienten que no han vivido lo que querían haber vivido, y la verdad no hay nada más triste que esto.

    Muchas veces por falta de tiempo o por tener otras ocupaciones, dejamos a un lado el hecho de hacer cosas que verdaderamente disfrutamos. Es por ello que no debes dejar pasar la oportunidad de acumular experiencias que realmente ames y disfrutes. 

    Planea viajes en donde lleves solo lo necesario, no es obligatorio que lleves una maleta llena de cosas. Solo basta lo esencial para que puedas disfrutar y vivir una experiencia inolvidable. 

    Así que… ¿quieres saltar en parapente? ¡hazlo! ¿quieres aprender a bailar salsa? ¡hazlo! No te quedes con las ganas de vivir experiencias.

    • Disfruta de las pequeñas cosas de la vida

    Básicamente la práctica para tener una vida minimalista es que, entre otras cosas, disfrutes de las pequeñas cosas de la vida. Muchas veces esas pequeñas cosas pasan imperceptibles a nuestros ojos y sentidos porque estamos preocupados por otras cosas. 

    Sin embargo, poder sentir la corriente de viento, ver cómo caen las hojas secas de los árboles, entre muchos otros pequeños placeres de la vida, que muchas veces dejamos atrás, por no preocuparnos en lo que vivimos actualmente, sino en el pasado o en el futuro.

    Los viajes, las caminatas, todo aquello que te haga disfrutar de la vida y de la naturaleza, es válido. 

    Aprende a disfrutar de la vida, haz lo que te apasiona, realiza actividades que te llenen completamente, comparte con aquellos familiares o amigos que más quieres y que te hacen bien. Recuerda que no debes preocuparte por nada más que por vivir tu presente, el pasado ya pasó y el futuro aún no sucede, así que… ¿por qué preocuparse? Vive el ahora. 

    Conclusiones generales

    En general, llevar a cabo un estilo de vida minimalista es algo que debes hacer si quieres comenzar a vivir a plenitud con lo que tienes y lo que quieres.

    Espero que esta lista te sirva para guiar tu camino hacia el cambio de tus hábitos y tu estilo de vida. Los cambios son grandes y son muy beneficiosos, solo debes ser paciente y constante. 

    Recuerda, el minimalismo no es tener poco, sino tener los suficiente para vivir bien. Tampoco es no comprar nada más, sino comprar lo que sea realmente necesario. Cuando entiendas esto, tu vida cambiará para bien. 

    Así que comienza a realizar estas prácticas y disfruta de lo que realmente es el minimalismo. De vivir a plenitud, de disfrutar tu presente, de la gente que amas y que te aman a ti, de trabajar en aquello que te apasiona, de dedicarte a lo que te gusta, de dejar los problemas atrás y sencillamente… ¡vivir!

    ¡Bienvenido al minimalismo! Un estilo y forma de vida que te obliga a ser feliz.